Mercado Único Digital para Europa

-

El actual mercado digital europeo presenta numerosos obstáculos normativos y regulatorios que impiden que se comporte como un verdadero mercado único. Esta disfunción tiene su principal impacto en la pérdida de consumo de bienes y servicios comunitarios por los propios ciudadanos europeos. Ello se traduce en la pérdida de una importante oportunidad para el impulso del sector TIC y, por consiguiente, de la economía de los 28 países de la Unión Europea.

Dentro de las guías políticas marcadas por la nueva Comisión Europea, se estableció como una de las prioridades el establecimiento de las políticas necesarias para derribar las barreras regulatorias nacionales y la construcción de un Mercado Único Digital Conectado.

A tal efecto, la Comisión Europea ha hecho publica la estrategia para “Un mercado único digital para Europa” por la que se presentaba el plan de acción con las medidas a adoptar en los próximos dos años para la creación de un verdadero mercado único digital.La hoja de ruta propone una serie de acciones que giran en torno a tres pilares fundamentales: mejorar el acceso a los bienes y servicios digitales, crear las condiciones adecuadas para el desarrollo de las redes y los servicios digitales y, maximizar el crecimiento de la economía digital.

1. Mejorar el acceso de los consumidores y las empresas a los bienes y servicios digitales en toda Europa

Con objeto de superar las barreras que los consumidores se encuentran en el mercado digital europeo actual, se marcan como actuaciones prioritarias para este año:

  • el establecimiento de un nuevo marco regulatorio en materia de contratos y protección de los consumidores para facilitar el comercio electrónico transfronterizo;
  • el establecimiento de normas comunes en materia de compra venta on line de bienes tangibles;
  • el fin del bloqueo geográfico injustificado (principalmente derivado de acuerdos contractuales o motivos comerciales) a consumidores de otros países europeos;
  • la revisión de la Directiva sobre la transmisión por satélite y cable; y
  • la modernización y europeización de la legislación sobre los derechos de autor a fin de reducir las diferencias entre las distintas regulaciones que permita garantizar el disfrute de los contenidos en cualquier parte de Europa.
  • La Directiva 14/26/CE facilitará la concesión de licencias multiterritoriales de derechos sobre obras musicales para su utilización online en el mercado interior

Las acciones de impulso de los derechos de autor se centrarán principalmente en torno a políticas para:

    • El acceso transfronterizo de los ciudadanos a contenidos generados en otros Estados Miembros;
    • La lucha contra la piratería, garantizando la aplicación efectiva de los derechos de autor;
    • La regulación de la remuneración equitativa de las plataformas de Internet y autores de los contenidos.

Asimismo, durante el próximo año, se abordará:

  • la reducción de la carga administrativa derivada de los diferentes regímenes del IVA; y
  • la revisión del Reglamento de cooperación en materia de protección de los consumidores.

Uno de los principales retos que presenta la estrategia en el área de consumidores y usuarios, se centra en la eliminación de las ineficiencias de mercado como consecuencia de las transacciones transfronterizas. Pese a la regulación existente (como el Reglamento sobre la cooperación en materia de protección de los consumidores), se presentan aún grandes retos en materia de coordinación transnacional de las autoridades para el cumplimiento de los derechos de los consumidores o para reclamaciones de consumidores en otras jurisdicciones.

2. Crear las condiciones adecuadas y garantizar la igualdad de condiciones para las redes digitales y los servicios innovadores.

En el marco de las acciones sobre el entorno del mercado digital, el objetivo de la Comisión Europea es el impulso de la innovación, la inversión, la libre competencia y la igualdad de oportunidades.

Durante este año se llevará a cabo un análisis del papel de las plataformas en línea , revisando aspectos como la transparencia en la obtención de los resultados de búsqueda, la lucha contra la presencia de contenidos ilícitos que vulneren derechos de propiedad intelectual, las relaciones entre éstas plataformas y los proveedores, entre otros.

Para el próximo año 2016 plantea como acciones clave la revisión de:

  • la Directiva sobre servicios de comunicación audiovisual adecuándola a los nuevos modelos de negocio de distribución de contenidos digitales;
  • la normativa actual sobre telecomunicaciones;
  • la Directiva de Ciberseguridad exigirá a todos los Estados miembros la adopción de una serie de medidas de seguridad, con el objetivo de generar confianza en los consumidores y contribuirá al desarrollo de un mercado digital europeo.
  • la Directiva sobre protección de la intimidad en las comunicaciones electrónicas aprovechando la adopción de la nueva normativa de la UE sobre protección de datos prevista para finales de 2015;

La aprobación del Reglamento de Protección de Datos a finales de este año, supondrá la armonización de la normativa de protección de datos a nivel europeo. El nuevo Reglamento obligará a la revisión de la Directiva 2002/58/CE, cuya reforma tratará de corregir las asimetrías regulatorias ocasionadas entre los proveedores de telecomunicaciones y los prestadores de servicios que compiten con éstos por medio de Internet.

3. Maximizar el potencial de crecimiento de la economía digital.

Durante este año se adoptará un plan de estándares TIC prioritarios y se definirán las prioridades de normas e interoperabilidad. En el próximo año, las iniciativas en esta área se centrarán en la promoción del libre flujo de datos, análisis de información procedente de Big Data y computación en la nube, y el impulso de un nuevo Plan de Acción para una Administración Pública Electrónica.