COVID-19: Personas y productividad en tiempos de crisis

-

La inaudita crisis sanitaria, social y económica que estamos viviendo, hará que a muchos nos cueste olvidar el mes de marzo de este año 2020. Hemos tenido que adaptarnos rápidamente a este nuevo entorno, enviar a nuestros empleados a trabajar desde casa y poner el foco en las medidas de sanidad y protección adecuadas para aquellos que siguen teniendo que desempeñar su trabajo de manera presencial.

Conceptos como, gestión del cambio y resiliencia, están siendo protagonistas estos días: es el momento de ser flexibles y ágiles, de crear, de avanzar y dar continuidad o reconstruir nuestro negocio.

Ante la incertidumbre que conlleva este escenario, las compañías están replanteando sus planes estratégicos de negocio, y con ellos, su plan de talento. Al frente de estos cambios, no son otros que los líderes de estas organizaciones en primer lugar y después los profesionales de recursos humanos los que juegan un rol fundamental: su deber de comunicar y liderar el camino a seguir en la incertidumbre actual.

Nos encontramos ante una sociedad donde la preocupación económica ha aumentado 0,8 puntos con respecto al inicio del Estado de Alarma en nuestro país, su estado emocional ha bajado 0,5 puntos y la preocupación por su salud, se sitúa en 7,5 sobre 10.

Es necesario compartir una estrategia sólida a través de una comunicación clara y transparente, inculcando una forma de trabajo colaborativa, intentando mitigar la falta de conexiones personales que tenemos mientras nos encontramos en el mismo espacio físico.

Además, tenemos que dar respuesta a infinidad de preguntas en tiempo real: ¿Cómo garantizo la continuidad de mi negocio y me estructuro correctamente? ¿Cómo movilizo a mis profesionales para cubrir áreas que han devenido críticas fruto de la circunstancia actual? ¿Cómo gestiono mi programa de movilidad internacional? ¿Tengo los cauces adecuados para garantizar la seguridad de los profesionales en movilidad internacional? ¿Con qué infraestructura digital cuento? ¿Qué habilidades tienen mis empleados para trabajar en remoto? ¿Cómo puedo medir la productividad? ¿Qué canal debemos utilizar para comunicarnos internamente?… Éstas y muchas otras son las preguntas que como responsables de negocio nos hacemos diariamente.

Para dar respuesta a todas estas preguntas, debemos plantearnos si contamos con un plan de acción integral para proteger nuestro recurso más valioso, las personas, al tiempo que damos continuidad a nuestro plan de negocio y que tenga en cuenta cuestiones como estas:

Personas: Cómo protegerlas y organizarlas

  • Determinar qué funciones críticas pueden hacerse en remoto y cuáles no
  • Redefinir planes de continuidad para las funciones que necesariamente se tienen que desarrollar en el lugar de trabajo
  • Definir o actualizar las políticas de trabajo en remoto
  • Alinear negocio y organización de la plantilla / workforce planning
  • Movilidad nacional e internacional
  • Revisar objetivos de negocio, de equipo y personales y alinear estructura retributiva en base a los nuevos objetivos

Cómo sacar el máximo partido a la Tecnología para garantizar la continuidad de negocio

  • Qué infraestructura tecnológica tenemos y cómo maximizamos su uso

Cómo liderar en esta nueva realidad

  • Desarrollar un plan estratégico de comunicación ágil y que responda a las necesidades de la organización y sus trabajadores
  • Facilitar el liderazgo en remoto

Desde PwC queremos compartir contigo un plan de acción que te ayudará a abordar y profundizar en estos temas. Descarga el documento completo en el banner inferior.