|||

Nuevo informe sobre el Mercado Único Digital para la Unión Europea


El mercado digital europeo presentaba numerosos obstáculos normativos y regulatorios que impedían que se comportase como un verdadero mercado único. Esto motivó la puesta en marcha de una estrategia para la consecución de un Mercado Único Digital por parte de la Comisión Europea. De hecho, desde mayo de 2015, esta institución ha elaborado 35 iniciativas y propuestas legislativas.

A tal efecto, la Comisión ha presentado un informe sobre el desarrollo de dicha estrategia a medio término, en el que se hace balance de los progresos realizados, se insta a los colegisladores a actuar con celeridad en todas las propuestas ya presentadas y se esbozan nuevas actuaciones sobre las telecomunicaciones, los servicios digitales, la economía de los datos y la ciberseguridad.

La atención se centrará ahora en obtener un acuerdo político con el Parlamento Europeo y el Consejo sobre todas las propuestas y, en especial, sobre la actualización de las normas sobre telecomunicaciones e internet de la UE, reforzando las inversiones en redes de alta velocidad y otros elementos prioritarios para el despliegue completo de la economía digital.

Asimismo, en el informe se refleja la posición de la Comisión en relación con muchas otras cuestiones que serán objeto de revisión en un futuro próximo, como la accesibilidad de los servicios electrónicos en todo el territorio de la UE, la regulación de la propiedad intelectual en internet o el desarrollo del ecosistema de emprendimiento tecnológico en los Estados Miembros.

  1. Servicios digitales y telecomunicaciones

Las principales novedades y ámbitos de actuación que se destacan en el informe son los siguientes:

  • El fin del bloqueo geográfico injustificado (principalmente derivado de acuerdos contractuales o motivos comerciales) a consumidores de otros países europeos;
  • La aprobación de normas que permitan a los ciudadanos disfrutar de la suscripción a servicios de contenidos en línea de forma transfronteriza;
  • La eliminación de los cargos por servicios roaming en el territorio de la UE y la activación de un plan para estar a la vanguardia en el desarrollo de la red 5G;
  • La modernización de las normas contractuales relativas a la venta on line, además de establecer reglas para la cooperación entre las distintas autoridades en materia de consumo de la UE;
  • La modernización y europeización de la legislación sobre los derechos de autor a fin de reducir las diferencias entre las distintas regulaciones que permita garantizar el disfrute de los contenidos en cualquier parte de Europa.
  • La revisión de la normativa en materia audiovisual, con el objetivo de crear un nuevo marco legal actualizado a las necesidades de la era digital.
  • La implementación de un plan de digitalización de la administración pública.

Los anteriores ámbitos de actuación vienen acompañados del nuevo marco en materia de privacidad, llevado a la práctica con la reciente aprobación del Reglamento General de Protección de Datos y la presentación de la propuesta de Reglamento sobre ePrivacy, el cual modificará las reglas aplicables al marketing digital, las comunicaciones comerciales y las tecnologías con incidencia directa en la privacidad, tales como las cookies.

Por otro lado, en el informe se señalan claves sobre la inversión en el ámbito digital y el panorama de emprendimiento europeo, destacando:

  • La inversión de 300 millones de euros adicionales para actividades relacionadas con la innovación digital a través del programa Horizonte 2020;
  • La movilización de inversiones de ámbito público y privado de más de 50 mil millones de euros para la digitalización de la industria.

Según la Comisión, las nuevas tecnologías están contribuyendo a un uso más eficiente de los recursos. De esta forma, se reconoce su importancia en el ámbito del transporte, en el que la conducción autónoma y el fenómeno cooperativo pueden ayudar a mejorar la movilización sostenible en las ciudades europeas. Asimismo, se destaca el uso de la inteligencia artificial y la robotización, así como del Blockchain, sobre el que se planea desarrollar un observatorio europeo.

  1. El impulso de la “economía de los datos”

Según la Comisión Europea, la economía de los datos pasará  a ser uno de los pilares fundamentales para modernizar los servicios públicos y ayudar a los negocios europeos a crecer. Para que esto suceda, la información debe ser fácilmente trasladable y no deben existir restricciones innecesarias que impidan su libre circulación por todo el territorio del Mercado Único.

Ya se han aprobado ciertas normas en la materia, como el Reglamento General de Protección de Datos, el cual regula entre sus disposiciones las transmisiones de datos personales en el territorio de la Unión Europea. El objetivo de contar con un Reglamento directamente aplicable en todos los Estados Miembros deriva de la necesidad de aportar seguridad jurídica y unas reglas comunes para la transmisión de la información entre distintos países.

Por otro lado, existen otro tipo de movimientos de información que no quedan incluidos en dicha norma, como son las transmisiones de datos no personales, a las que hace referencia la Comisión en su informe. El objetivo sería lograr un flujo constante de datos no personales entre los Estados Miembros sin limitaciones, implementando un principio de libre movimiento en todo el territorio de la UE.

Para ello, se plantean iniciativas orientadas a la eliminación de restricciones al tráfico de datos no personales, suprimiendo las normas que establezcan obligaciones de almacenar o procesar información de esta índole en un país o territorio concreto.

  1. Ciberseguridad

La proliferación de los dispositivos conectados a internet y de la utilización de las redes para todo tipo de actividades conlleva la necesidad de aumentar la protección frente a posibles intromisiones ilegítimas en nuestros sistemas informáticos. De esta forma, otra de las prioridades para el correcto desarrollo del Mercado Único Digital es la ciberseguridad.

Según señala la Comisión, se han producido más de 4.000 ataques de ransomware al día desde principios de 2016, lo que supone un aumento de un 300% en relación con el año anterior. La importancia de esta cuestión se manifiesta en el ciberataque masivo del ransomware WannaCry acontecido el pasado 12 de mayo de 2017 a nivel mundial, que han afectado a importantes empresas multinacionales".

En este contexto, la Comisión Europea se compromete a revisar, antes de septiembre de 2017, la estrategia de ciberseguridad de la UE y las funciones de la Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información, a fin de realizar los ajustes necesarios de cara al actual marco de la UE  y las nuevas amenazas existentes en materia de ciberseguridad. La Comisión también trabajará para proponer medidas adicionales en materia de normas, certificación y etiquetado de ciberseguridad, a fin de que los objetos conectados y servicios en línea resulten más seguros.

Etiquetas: Breves Regulación Digital , Digitalización , Mercado Único , Reglamento Europeo de Protección de Datos , Tecnología ,